Durante las últimas semanas he estado trabajando en una consultoría en una empresa manufacturera para determinar la eficiencia, eficacia y grado de integración de sus sistemas de información. Mas allá de los resultados que he encontrado o de los problemas que se han detectado creo que es interesante ver como la planificación estratégica debe sin duda incluir las tecnologías de la información como un pilar fundamental al momento de entender los objetivos del negocio y su plan estrategico.

El manejar las tecnologías de la información como un negocio nos permite poder tomar decisiones hoy que entiendan la importancia en la reducción de costos y aumento de productividad que éstas tienen para nuestra organización, es más, hoy en dia, yo diría que son pocas las empresas donde sus principales procesos de negocios no dependan casi por completo de tecnologías y su integración entre ellas.

Es por eso, que sería rídiculo pensar para cualquier gerente el trabajar hoy en dia sin información actualizada y correcta sobre el funcionamiento del negocio o del área del negocio del cual es responsable. Sin embargo, por muy obvio que esto suene, es increíble como nos daremos cuenta que gran parte de las organizaciones en latinoamérica sufren de serios problemas de administración de su información, integración entre los diferentes departamentos y sustentabilidad de estos sistemas en el tiempo. La causa de esto es única y exclusivamente una: Planificación estratégica.

Mark D. Lutchen, consultor de PriceWaterhouseCoopers, en su libro “Managing IT as a business” sugiere una metodología para unir la estrategia de IT con la estrategia corporativa. Para lograr una sinergia entre la tecnología y el resto de las gerencias del negocio es necesario un plan estratégico de IT (Tecnologías de la Información) que se integre completamente con los objetivos estratégicos del negocio de la organización completa.

Una vez definido este plan, tanto el jefe de informática como las diferentes gerencias deberán responsabilizarse de que tan bien este plan contribuye al valor del negocio. En algunos casos se puede ir a extremos donde cada gerencia propone incitativas tecnológicas que mapean sus necesidades. Una vez desplegada las soluciones tecnológicas, ellas son responsables de su éxito o fracaso. Este ejemplo puede no ser la mejor alternativa para todas las compañías, pero sirve como ejemplo para demostrar que la planificación de IT debe ser parte de todas las unidades del negocio y como tal, todas las unidades deben estar involucradas en medir el valor de cada una de las soluciones de tecnología que utilizan.

En términos generales dicho plan debe permitir entender la estrategia corporativa donde preguntas como ¿qué queremos hacer? o ¿cuál es el futuro de la compañía? y ¿cómo puede IT ayudar a lograr estos objetivos? deben ser respondidas por los gerentes y directores; de esta forma se podrá identificar la visión de IT y podremos determinar las mayores iniciativas estratégicas en tecnología que deben ser llevadas a cabo para cumplir los objetivos propuestos.

A partir de esto, es indispensable realizar un análisis detallado de cada una de estas iniciativas, evaluando factores financieros de costo/beneficio, de riesgo, de requerimientos de recursos, el grado de esfuerzo interno y externo y de cual es la prioridad de cada una de éstas iniciativas y cuanto nos tardaremos en ejecutarla.

Con este análisis podremos preparar un plan estratégico para IT donde podremos desplegar una agenda con los tiempos de cada proyecto y sus interdependencias, y así poder asignar presupuesto para cada una de ellas siempre teniendo presente el verdadero beneficio de éstas iniciativas y con la seguridad que estan completamente alineadas con la estrategia del negocio.

Lamentablemente, muchas organizaciones no realizan que los departamentos de IT hoy en dia juegan un rol fundamental en la estructura de la organización y muchas veces son relegados a un segundo plano. Esta falencia en la estructura organizacional causa que no formen parte de la planificación estratégica del negocio y por consiguiente la desalineación de sus proyectos con la estrategia corporativa.

Comments

Leave a Reply